• Horario Atención al Público: 13:00 hs. a 18:00 hs.
  • 1907
  • Oficinas

Juez Aguirre impuso pena de 25 años al hombre que acribilló a su esposa en calle de Fraile Muerto

Miércoles, 07 Noviembre 2018

El Juez Letrado de Primera Instancia de Cerro Largo de 6º Turno, Dr. Paulo Aguirre, condenó a R.C.A.M. a cumplir una pena de 25 años de penitenciaría por haber acribillado a su esposa en Fraile Muerto, luego de que ésta decidiera terminar la relación matrimonial.
El juez lo declaró autor penalmente responsable de un delito de homicidio especialmente agravado por femicidio (circunstancia agravante muy especial que está prevista por el art. 312 del Código Penal en la redacción dada por la ley 19.538).
Surge de las pruebas diligenciadas que el imputado R.C.A. mantuvo una relación de matrimonio con la víctima M.J.O. por el lapso de catorce años. El día 9 de febrero, sobre la hora 20:30, R.C.A. abordó a su esposa en la vía pública en la ciudad de Fraile Muerto y le descerrajó cinco disparos con arma de fuego a muy corta distancia. Unos diez días antes, la víctima había decidido finalizar la relación debido a la violencia con que la trataba su esposo.
El magistrado entendió que "la conducta desplegada por el imputado se adecua típicamente a motivos de odio, desprecio y menosprecio a su esposa, habiéndose conjugado las presunciones relativas legalmente requeridas, ya que el día antes de su muerte el imputado le causó lesiones físicas, sin perjuicio de la violencia psicológica de larga data y, la negativa de su esposa de reanudar la convivencia, calificación jurídica compartida por la Defensa al contestar la acusación".

"La reacción del encausado no se trató de una gran desventura, sino que actuó por rabia, vanidad y desprecio al verse abandonado por su esposa y, lo ocurrido estaba dentro de lo racionalmente previsible, por su conductas, agresiones físicas y verbales hacia su esposa" señala el fallo.
"Nadie está obligado a soportar tales condiciones de vida, sería como avalar una suerte de sumisión perpetua de los sentimientos de un ser humano al otro y ello resulta de franco rechazo; ergo, que la separación pueda sostenerse como provocante de la reacción aberrante, resulta a todas luces una interpretación ilegal" añade más adelante.
Luego de dar muerte a su esposa en Fraile Muerto, el imputado condujo su camioneta por unos 50 kilómetros hasta llegar a Tupambaé. Allí se cambió de ropa y acompañado de su hermano se presentó ante las autoridades. El magistrado rechazó la hipótesis de embriaguez plena al momento de cometer el homicidio.
Al momento de fundamentar la individualización de la pena a recaer, el juez relevó que "la conducta desplegada por el agente no tuvo reparos en dispararle en 5 (cinco) oportunidades a su esposa (a la que calificaba de excelente y madre de su hijo de 12 años de edad), rematándola con un último disparo a muy corta distancia que le destrozó el cráneo de manera excesivamente brutal, a cuyas fotografías me remito".
En su fallo, Aguirre también ordenó la confiscación del arma incautada durante la investigación.

391 vistas
Miércoles, 07 Noviembre 2018

Descargar material adjunto