El defensor público asiste a la victima de violencia para que tenga voz ante los organismos de justicia

Tamaño letra:

nossar defensa publica 280px14.05.18, de DICOMI-SCJ.- En el marco de una entrevista para el programa "Así nos va" que se emite por radio Carve, la Defensora Pública Dra. Beatriz Nossar, recordó la necesidad de preservar la intimidad y la privacidad de las víctimas de violencia cuando los casos toman relevancia pública. Nossar ejerció la representación legal de la joven de 16 años que fue víctima de violencia intrafamiliar en un incidente ocurrido en un local de UTU de Colón con fuerte cobertura mediática.

Consultada en relación al trabajo en materia de Familia Especializado, Nossar explicó que los jueces a cargo de dicha materia suman un total de ocho en la capital del país y cumplen turnos semanales en grupos de dos, con lo que "cada juez recibe cien llamadas telefónicas" y celebra entre 7 y 10 audiencias cada día.
La abogada agregó que los defensores públicos trabajan a la par de estos jueces y que los asuntos que atienden refieren a casos de violencia doméstica y situación de vulneración de derechos de niñas, niños y adolescentes.
Preguntada por la forma en que se le asigna el caso, la abogada señaló que "todos los niños, niñas y adolescentes tienen un defensor público que los asiste, es una asistencia letrada para que puedan expresar su voz, su parecer y sus problemas ante los organismos de justicia".
"La ley (el Código de la Niñez y la Adolescencia, CNA por sus siglas) dice que para garantizar los derechos de la víctima el Defensor Público debe estar presente desde los primeros actos" apuntó.
Nossar fue muy crítica en relación con la exposición mediática que padeció la joven estudiante de UTU de Colón y se preguntó "¿hasta dónde la opinión pública necesita saber sobre la intimidad de un caso", a la vez que recordó que la necesario protección del "derecho a la privacidad y a la intimidad" al punto que por pedido de la joven y de su hermana "se solicitó la reserva de las actuaciones".
Más adelante abundó en explicaciones sobre la materia de Familia Especializado reseñando que, además de abarcar la violencia doméstica, implica "una competencia de urgencia de la justicia tendiente a tomar medidas para cesar la vulneración de los derechos de un niño, niña o adolescente y precaver que ello no vuelva a ocurrir".
Agregó que como Defensora Pública "no sustituyo la voluntad de mi asistido, lo que hago es asistir jurídicamente" en las distintas instancias del procedimiento, que en el caso concreto incluyó un "diálogo a solas con la adolescente".
Preguntada en cuanto a su parecer por las decisiones de la Justicia, dijo que "las resoluciones judiciales se adoptan por algo, la joven tuvo todas las garantías y se la escuchó atentamente" estando presente la Dra. Nossar "como garantía de su defensa", por lo que llamó a retomar "la confianza en las instituciones".
Además de resolverse la continuidad de las medidas de restricción respecto del padre y el abuelo de la adolescente "se pidió informe social en el domicilio, pericia psicológica para ambos progenitores, un oficio a una institución educativa y la reserva de las actuaciones".
Cuando la periodista le mencionó un informe de SIPIAV del que surge que 9 de cada 10 personas que maltratan se encuentran en el entorno de convivencia de la víctima, la Dra. Nossar comentó: "la opinión pública no tiene una real dimensión de la violencia que se vive en esta sociedad".
"Y no estoy hablando solamente de la violencia de género, que también me compete (su especialidad es la violencia doméstica y situaciones de amenaza o vulneración de derechos de niños, niñas y adolescentes)" dijo.
"El tema de la violencia es un mal general de nuestra sociedad, incluso en las redes sociales se percibe esa violencia" apuntó.
"Cuando se trata de abuso sexual, no necesariamente se trata de violación, en la mayoría de los casos que he tramitado se trata de tocamientos que no dejan indicios materiales, aunque por supuesto que lo dejan en la pisquis y vaya que es grave" dijo.
"Y no es que no se le crea (a la víctima), yo le creo a mi defendido, lo que ocurre es que muchas veces la criatura no lo verbaliza ante un psicólogo y (el abusador) es la mamá o es el papá y después no hay ningún indicio que nos permita afirmar que esto es así", resaltando que "se está inculpando a otro miembro de la familia, que si es culpable merece que la ley caiga con toda la fuerza, pero tenemos que pensar que el que vulnera es un miembro de la propia familia, alguien a quien (la víctima) quiere, el encargado de darle amor, afecto y protección, por lo que estamos ante un grave problema para esa criatura, por eso le digo que si a eso le sumamos la exposición mediática, no es nada deseable estar en esa piel" concluyó.